• El domingo 10 de junio de 2018, nuestra Madre Adela será beatificada en Agen, Francia.

    Esta noticia ya la conocemos hace un tiempo y el próximo fin de semana celebraremos esta beatificación como comunidad educativa y junto a toda la Familia Marianista de Argentina y del mundo:

    Ahora… ¿Quién fue Adela de Batz de Trenquelléon? ¿Qué significa ser beata? ¿Por qué Adela será beata? ¿Cuál es el legado de la Madre Adela?

     

    ¿Quién fue Adela?

    Adela Batz de Trenquelléon nació el 10 de junio de 1789. Provenía de una familia noble; sus padres fueron el barón Carlos de Batz de Trenquelléon y María Úrsula de Peyronnencq, descendiente del rey San Luis de Francia. Adela fue la mayor de tres hermanos.

    Ese mismo año estalló la Revolución Francesa.

    Por la situación familiar, tuvieron que exiliarse fuera de Francia, radicándose en Braganza, Portugal. Con el tiempo, las disposiciones del gobierno español respecto a los emigrados evolucionaron y les permitió trasladarse a San Sebastián, España.

    Allí Adela recibió la primera comunión y a los pocos meses retornaron a Francia.

    Poco a poco, la vida volvió a su ritmo normal. Encontraron mucha pobreza  y Adela se dedicó atender a los pobres y darles catequesis. A su vez, recibió el acompañamiento del tutor de su hermano quien la ayudó a elaborar un reglamento de vida que le sirvió para prepararse para responder al llamado del Señor.

    Al hacer la confirmación se hizo amiga de Juana Diché. Con ella y otras jóvenes formaron la “Pequeña Asociación”, grupo que también contó con sacerdotes y cuyo fin era la animación en la vida de fe de sus miembros. Era una unión para vivir el Evangelio. Comenzaron en 1805 siendo siete y ya a finales de 1808 llegaron a ser sesenta miembros. Se dedicaban a la atención de los pobres, enfermos, personas mayores y niños.

    Por un encuentro fortuito Adela se contactó con el P. Chaminade y al ver las semejanzas entre la “Pequeña Asociación” y la Congregación de Burdeos que animaba el P. Chaminade, decidieron unirse.

    En un muy intenso intercambio epistolar con el P. Chaminade, Adela le confesó su deseo de ser religiosa, y a este deseo lo llamó el “Querido Proyecto”. A este proyecto se fueron sumando otras jóvenes, acompañadas por el P. Chaminade que les propuso formar una comunidad de religiosas misioneras. Finalmente, luego de una larga espera, el 25 de mayo de 1816, a las cuatro de la mañana se dirigieron a Agen a la comunidad que se llamó El Refugio. Nació así la Congregación de las Hijas de María Inmaculada, las religiosas marianistas.

    La Congregación comenzó a crecer, primero en la misma Francia y luego, después de la muerte de Adela, a otros países, con la meta de  “ir hasta los confines del mundo” como decía la fundadora.

    El 10 de enero de 1838, luego de una larga enfermedad, falleció Adela.

    Ella nos dejó un hermoso legado a través de su vida y su obra: su amor a Jesucristo hasta el final, expresado en su amor a los pobres y los jóvenes en quienes privilegió su misión.


    Si querés conocer más sobre la vida de Adela acá compartimos los enlaces a una biografía novelada de la Madre Adela, para poder conocerla y quererla cada día más:
    El don de la amistad – 1/5
    El don de la amistad – 2/5
    El don de la amistad – 3/5
    El don de la amistad – 4/5
    El don de la amistad – 5/5

     

    ¿Qué significa ser beata?

    Es cuando la Iglesia proclama solemnemente que algunos fieles han practicado heroicamente las virtudes y han vivido en la fidelidad a la gracia de Dios. Es cuando la Iglesia reconoce el poder del Espíritu de santidad, que está en ella, y sostiene la esperanza de los fieles proponiendo a los santos como modelos e intercesores (cf Concilio Vaticano II, Lumen Gentium 40; 48-51). “Los santos y las santas han sido siempre fuente y origen de renovación en las circunstancias más difíciles de la historia de la Iglesia” (Exhortación Apostólica Christifideles Laici 16, 3).

    Con la beatificación se permite que el beato pueda ser venerado en su diócesis. Para la canonización se necesita la aprobación de un segundo milagro. Una vez que el Papa declara un santo, éste puede ser venerado en todo el mundo.

    El caso de los que son considerados mártires es especial, ya que lo más importante es probar que verdaderamente murieron en nombre de Dios. Si es así, no se necesita un milagro para la beatificación, sino sólo uno para la canonización.

    El número de los santos en la Iglesia continua aumentando. Actualmente hay más de 2.000 causas de canonización abiertas. Un signo de que la Iglesia continúa viva y que vivir una vida santa es un reto para todos los cristianos.


    Si querés conocer más respecto de las etapas en un proceso de beatificación/canonización, seguí este enlace.

     

    ¿Por qué Adela será proclamada beata?

    En enero de 1997, durante su noviciado la Hna. Michela Messina FMI, (nacida en 1967 en Domodossola, Piamonte, Italia), comenzó a tener dolores estomacales y fiebre. El 6 de junio, tras ser examinada por un médico es enviada al hospital para que se sometiera a una ecografía, procedimiento de análisis que reveló una masa tumoral de entre 17 y 18 cm de diámetro en la zona pélvica. Luego de este diagnóstico, el 9 de junio, la Hermana Michela fue hospitalizada en el departamento de obstetricia y ginecología del Hospital de Verbania, el motivo es un “quistoma ovárico”.

    La paciente estaba afectada por un tumor en el ovario izquierdo en una fase muy avanzada. El 19 de junio, el Dr. Ernesto Meriggi extirpó el útero y los ovarios. Al día siguiente el estado general de la paciente era bueno y de acuerdo al protocolo médico estándar se inició el tratamiento de quimioterapia, mismo que se programó finalizaría en enero de 1998.

    Sor Franca Zonta, en aquel entonces maestra de novicias, desde el día del primer diagnóstico del avanzado estado de la enfermedad, comenzó a pedir a la Venerable Adela de Trenquelléon que interceda ante Cristo por la salud de Michela, oraciones a las que luego se sumaron las religiosas marianistas de la Provincia de Italia además de muchas otras personas amigas. En julio se realizó en Roma el Capítulo General de la Congregación y allí también oraron por esta causa. Posteriormente, el 13 de agosto de 1997, ante “un caso de enfermedad grave, cuya curación, según los médicos, es humanamente imposible” el Consejo General de las Hijas de María Inmaculada llama a toda la Congregación a pedir la intercesión de la Venerable Adela para la sanación de Michela.

    Durante la quimioterapia la paciente experimentó una marcada mejoría y después de apenas seis sesiones los médicos decidieron no continuar el tratamiento.

    A pesar de la fase terminal del tumor Michela recibió el permiso para continuar el noviciado e hizo, ya totalmente curada, su profesión temporal el 25 de octubre de 1998.

    Hasta la fecha, no ha sido necesario ningún nuevo tratamiento.

    La Madre Adela de Trenquelléon fue declarada venerable por el Papa Juan Pablo II el 5 de junio de 1986. El 4 de mayo de 2017 del Santo Padre Francisco autorizó la promulgación del decreto reconociendo los hechos aquí narrados como un milagro atribuido a la intercesión de la Madre Adela.

    (tomado de catholic.net citando a la revista Presenza Marianista de octubre/diciembre de 2013)

     

    ¿Cuál es el legado de la Madre Adela?

    Hoy la congregación de las Hijas de María Inmaculada cuenta con aproximadamente 340 religiosas,  viviendo en 16 países: Francia, España, Italia, Japón, Corea, India, Estados Unidos de América, Togo, Costa de Marfil, Colombia, Ecuador, Chile, Brasil y Argentina. Y las nuevas fundaciones del Bicentenario Marianista en Malawi y Vietnam. Como parte de la Familia Marianista trabajamos por hacer conocer, amar y servir a María y colaboramos en la misión de la Iglesia, como María y con ella  buscando dar a Jesús al mundo.


    Antes ya hemos mencionado que Adela mantuvo un importante y abundante intercambio epistolar con el P. Chaminade, al mismo tiempo que se escribía mucho con sus hermanas de comunidad y con otra gente a la que acompañaba espiritualmente. Si querés acceder a sus cartas, compartimos los enlaces a dos volúmenes de cartas de Adela:
    > Cartas de Adela – volumen 1
    > Cartas de Adela – volumen 2

     

    Visitá el espacio de Facebook de la beatificación y no te pierdas la ceremonia en directo el domingo 10 de junio.

     

     

    Posted by Ezequiel H. Reggiani @ 10:40 pm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *